antienvejecimiento

Antienvejecimiento

 

El organismo humano funciona como un sistema que resulta de la actividad coordinada de las unidades llamadas células, que trabajan como máquinas químicas, siendo su número aproximado en el ser humano alrededor de 100 billones, de las cuales el 25 % están en el cerebro.

Las células son los ladrillos que forman un tejido, como la pared de una casa, el deterioro del tejido como las grietas de la pared producen envejecimiento, pérdida de memoria, impotencia sexual y artrosis en las articulaciones, que tienen lugar al "desgaste" del cuerpo y que tienen una causa común que es el estrés oxidativo producido por la acumulación de los radicales de oxígeno.

Su tratamiento precoz va a frenar el avance de la oxidación mejorando el trabajo de la célula, el envejecimiento se desacelera y las enfermedades crónicas se detienen y mejoran.

Los requerimientos dependerán de la demanda de oxígeno del cuerpo que se transporta a través de los glóbulos rojos de la sangre que circula por las arterias. El estado de las arterias va a ser fundamental para que no haya resistencia al transporte de la sangre y para que llegue sin dificultad el oxígeno y los nutrientes a todas las células de los tejidos

Células
Células

La situación se complica cuando las arterias que son elásticas se ponen duras, proceso conocido como Arteriosclerosis, que quiere decir literalmente endurecimiento de las arterias y se va produciendo en el organismo durante varios años de forma silente, es decir antes de dar síntomas.

Por eso es importante retardar el proceso de envejecimiento y esto depende de nosotros, del trato que le demos a nuestro cuerpo, de los valores detrás de los cuales correremos y las relaciones que logremos desarrollar para convivir.

El antienvejecimiento o anti-aging es un conjunto de tratamientos no para no envejecer, sino para envejecer manteniendo la calidad de vida.

La expectativa de la vida humana en buenas condiciones físicas rondaría los 120 años, si no fuera por el estrés oxidativo en que nos encontramos según nuestro estilo de vida o condición de salud. La consecuencia es el envejecimiento prematuro y la mayor predisposición a la enfermedad.

La vida agitada actual nos produce estrés, el cual provoca un deterioro paulatino de nuestro organismo. Con la edad, se pierden sustancias de las que depende el sentirse bien, tales como hormonas, aminoácidos, vitaminas, se debilitan sistemas enzimáticos que son capaces de controlar nuestras defensas antioxidantes y si los niveles de estas sustancias se mantienen, logramos mantener la calidad de vida.

Se puede comenzar el tratamiento cuando las personas tienen carencias de forma permanente, a fin de suplir las deficiencias naturales, cuando ya han aparecido los efectos de la edad, pero es más adecuado empezar aún cuando no han aparecido éstos, a fin de alargar el plazo de aparición de los más importantes.

Los antioxidantes al neutralizar los radicales libres impiden el deterioro que causan. Los radicales libres son moléculas muy reactivas que al unirse a otras moléculas y destruirlas contribuyen al envejecimiento y enfermedades asociadas tales como la Aterosclerosis, el Cáncer, Enfermedad de Alzheimer, Cataratas, Osteoartritis, Inmunodeficiencia, etc.

El origen de los radicales libres puede ser ambiental ( luz solar, radiación, derivados químicos, contaminantes atmosféricos, pesticidas, fármacos, anestésicos, líquidos de limpieza pintura y barnices de los muebles, emanaciones de humo y de gases de los tubos de escape de los coches ), provenir de los alimentos o bebidas ( alimentos fritos, alcohol, café, tabaco, entre otros) o, ser producidos por el cuerpo en los procesos metabólicos normales.

Los metales pesados producen una severa alteración en la estructura de las membranas celulares. Estas se encargan de facilitar el paso de nutrientes a través de ellas hacia el interior de la célula y de los desechos fuera de ésta, que inhabilita la célula para alimentarse a pesar de estar presentes los nutrientes en el medio extracelular. Por eso a menudo la suplementación con vitaminas no produce la mejoría esperada. El medio intracelular se llena de desechos que al no poder ser eliminados, lo acidifican y entorpecen la maquinaria enzimática de las células y su producción de energía.

En el antienvejecimiento o anti-aging, se pueden conjugar los tratamientos de ozonoterapia y de quelación, añadiendo además la administración de determinados nutrientes según el tipo de paciente. Se puede realizar quelación preventiva antes de comenzar con molestias, es aconsejable desde los 35 años garantizando que el oxígeno y los nutrientes lleguen a las células de todas partes del organismo.

La quelación es un eficacísimo "barredor" de radicales libres, reduce los depósitos patológicos de calcio en las arterias así como en otros lugares, reduce por atrapamiento y posterior eliminación urinaria los metales tóxicos bivalentes como el plomo, mercurio, etc., reinstaura la actividad enzimática de la pared arterial afectada por la toxicidad de algunos metales y disminuye la agregación plaquetaria, factor importante en la formación de coágulos y trombos intravasculares.

Los grandes avances científicos hacen que controlar el paso del tiempo sea cada vez más una realidad y su objetivo es no prolongar la vida, sino hacerlo con un nivel de calidad inmejorable.

Se ha demostrado científicamente el efecto antienvejecimiento del tratamiento con ozonoterapia. Con esta técnica se consigue una mejoría contrastada de muchos procesos biológicos, mejorando de forma significativa la calidad de los tejidos, la capacidad de trabajo, compensando y retrasando el deterioro que se va produciendo en el organismo, con el tiempo.

La ozonoterapia y sus derivados radica en que sus funciones se dirigen a restaurar y mejorar las defensas naturales de las células contra los oxidantes y los radicales libres, que se lleva a cabo mediante la estimulación de algunos de los sistemas enzimáticos protectores básicos propios, tales como la Glutation peroxidasa, Glutation redutasa, Catalasa, Superoxido dismutasa, etc, y la generación por medio de un proceso químico más complejo de sustratos capaces de unirse a los radicales libres para que puedan ser eliminados fácilmente.

 

Basurero celular

El ozono actúa como un verdadero “basurero celular” limpiando los radicales libres, que son los desechos celulares que se acumulan a lo largo de la vida y en situaciones de estrés, por lo que consideramos que la ozonoterapia preventiva tiene efecto antienvejecimiento celular, pues el concepto actual de envejecimiento es el acumulo de radicales intracelulares.

Hoy podemos asegurar que mediante esta terapia, exenta de todo riesgo, decrece sustancialmente el daño celular por falta de oxigenación independientemente de la enfermedad subyacente. Además los productos de la descomposición del ozono se comportan como activadores biológicos, lo que mejora el nivel de energía y la capacidad de nuestro sistema defensivo.

Según informes presentados durante el III Congreso de Medicina Antienvejecimiento celebrado en Valencia en Noviembre del 2004, en que participaron mas de sesenta ponentes de España, Europa, América y Asia , se constató que los tratamientos de ozonoterapia se están convirtiendo en los más solicitados por los pacientes de medicina contra el envejecimiento en España.

Según José Márquez, Presidente de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad ( SEMAL),

"La ozonoterapia se está convirtiendo en la técnica reina de la medicina biológica antienvejecimiento y es utilizada por muchos pacientes".

Basurero celular
Basurero celular

El aire que respiramos, el agua que bebemos, incluso el alimento que comemos se contamina en una forma u otra, porque el aire que respiramos tiene subproductos del carbón y el agua que bebemos tiene metales pesados y el alimento que comemos no es tan natural como debe ser.

Las toxinas producidas por bacterias y hongos en el intestino pueden ser absorbidas produciendo importantes perturbaciones, ejemplo de ello son las endotoxinas, exotoxinas, aminas tóxicas, derivados tóxicos de la bilis y diferentes sustancias cancerígenas.

Muchísimas enfermedades han sido relacionadas con este tipo de toxinas, tales como enfermedades del hígado, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, enfermedad del tiroides, psoriasis, lupus eritematoso, pancreatitis, alergias, asma y problemas inmunológicos.

Por ello decimos que "vivimos en una edad muy tóxica" , para vivir más largo y más sano allí es una necesidad creciente de desintoxicar nuestro organismo.

Dirección

  • Dirección: C/ Heraclio Sanchez, 12. Primero. Derecha. La Laguna-Tenerife.
    C.P. 38203. Islas Canarias. España.
  • Email: clinica@ozonoterapiatenerife.com
  • Website: www.ozonoterapiatenerife.com
  • Fijo: 922 257 210
  • Móvil: 670 443 321

Mapa de Localización

 

Web desarrollada por Redes Informáticas